Asesoramiento educativo

ESCUELA DE PADRES/ EDUCACIÓN EMOCIONAL/ FRACASO ESCOLAR/ T.FAMILIAR BREVE EN PROBLEMAS DE CONDUCTA EN LA EDAD ESCOLAR/ PROBLEMAS DE APRENDIZAJE/ T.EDUCATIVA RESILIENTE….

Estilos educativos parentales

Ya parecen lejanos aquellos tiempos en los que se pensaba, o más bien se quería pensar o hacer pensar que con un estilo parental de carácter autoritario todo iría bien para los hijos. Aquella parecía una manera de entender la educación parental con la que al parecer los hijos no irían por “mal camino”, y así con firme disciplina atajar todo tipo de desvíos inadecuados en la trayectoria fijada, para ser en definitiva, hijos “de bien”.

Pero cuando uno se pregunta si aquella era la mejor manera de educar, es muy probable que llegue a responderse que no ya que si lo hubiera sido ¿para qué hoy en día se opta por otra manera tan distinta de educar?, al menos en términos generales.

Así pues, en el paso de no mucho tiempo se ha pasado de un estilo con cierto carácter más autoritario a uno de más carácter permisivo. La solución que se podía creer  era pasar de un estilo a otro de más opuesto, para mejorar así la educación y el clima familiar, pero todo hace pensar que la solución tampoco pasa por la permisividad a ultranza.

Si bien en el primer caso se podía caer en el riesgo de que los hijos tuvieran baja autoestima o problemas de sociabilidad, en el segundo caso, también se asumirían riesgos muy similares en cuanto a autoestima o también en el autocontrol.

¿Pero cuántos tipos de estilos educativos parentales existen?

Se suele hablar de alguno más de los que hemos nombrado, pero a grandes rasgos podríamos resumirlos en los siguientes:

Autoritario: En el que fundamentalmente se ejercería un control rígido por parte de los padres, sin dar apenas opción al diálogo (comunicación unidireccional), y los hijos poco más tienen que obedecer.Puede generar obediencia, pero es muy probable también la afectación negativa en la autoestima y en la sociabilidad.

Permisivo: Suelen imperar las normas difusas, accediendo con suma facilidad a los deseos de los hijos. Diálogo poco constructivo, tendiendo a imponerse la opinión filial.                                                                                                                                                                                                          Puede satisfacer a corto plazo a los hijos, pero es muy probable la generación de baja autoestima.

Hiperprotector: Tendencia a proteger en exceso a los hijos creyendo en su fragilidad. La comunicación suele mostrar constantemente  preocupación paterno-filial.                                                                                                                                                                                                            Puede satisfacer las necesidades básicas de los hijos, pero tendrá muy probablemente consecuencias en su autoestima, así como un cierto bloqueo en sus potencialidades y capacidades.

Estilo democrático: Se entiende la relación padres-hijos en situación de paridad, sin atender a jerarquías, buscando siempre en la medida de lo posible, acuerdos. Favorece el diálogo paterno-filial.                                                                                                                                                             Debe favorecer la autoestima o la responsabilidad.

Aunque creemos que estos son los cuatro fundamentales estilos educativos parentales, se puede hablar de otros más, como el estilo de carácter delegante o de carácter intermitente.

¿Pero cuál es el mejor estilo educativo parental?

Si tuviéramos que elegir quizás sería el estilo democrático, por los esperables parabienes que conlleva, pero no se debería olvidar que es más que improbable que haya un estilo infalible, además que existen otros aspectos que pueden hacer mella en su puesta en práctica como: características familiares, situaciones puntuales en el día a día, características personales de los diferentes miembros familiares…

En definitiva, creemos que aunque siempre parece positivo optar por un estilo, no es menos cierto que la educación requiere de muchos aspectos a tener en cuenta como los afectivos, comunicativos, emocionales…

Pero eso habría que revisarlo en otro momento.

Saludos,

Pascual Fernández

Asesor familiar en problemas de conducta en la edad escolar

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 10 marzo, 2013 por en ACTUALIDAD SOBRE EDUCACIÓN Y PSICOLÓGIA.

Navegación

ASEDUCACER

A %d blogueros les gusta esto: